Monitoreo Volcánico

La vigilancia de un volcán consiste en la observación continua y permanente por medio de una instrumentación con la finalidad de detectar oportunamente alguna variación importante de su actividad, y de ser posible anticipar alguna condición anómala precursora de un proceso eruptivo.