IGP Logo

Aníbal Rodríguez: el eterno amigo del OVS

“Aquel que tiene un porqué para vivir se puede enfrentar a todos los "cómos"”. Esta frase nietzscheana resume el modo de vida del Dr. Aníbal Rodríguez Begazo, quien fuera fundador del área de Investigación en Vulcanología del IGP, hoy Observatorio Vulcanológico del Sur (OVS), y quien con las pocas herramientas con las que contó en su época como director supo afirmar las bases de esta oficina del Instituto Geofísico del Perú.

El porqué de su vida fue siempre la Geofísica; y su constante motivación, la fuerza con la cual luchaba contra las adversidades y realizaba todas sus tareas. “Si vas a hacer algo en la vida, hazlo bien”, pregonaba en su hogar y entre sus colegas del IGP. Este último martes, a puertas de cumplir 90 años, tomó un paso hacia adelante. Nuestro entrañable amigo ya descansa en paz.

Su camino en el IGP inició en 1990, cuando la institución necesitaba la experiencia de un profesional capaz que dirigiera la oficina de Vulcanología, y asumiera la tarea de monitorear el proceso eruptivo del Sabancaya, el cual fue el punto de partida del actual Observatorio Vulcanológico del Sur (OVS).

“El IGP no contaba con una oficina propia. El Dr. Aníbal realizó en su casa los primeros trabajos del IGP en el campo de la vulcanología. Así inició nuestro Observatorio”, recuerda el Dr. Orlando Macedo, director del OVS. “Gracias a su gestión, nos fue cedido el local de la Urb. La Marina en Cayma, en el cual el Observatorio funciona hasta la fecha”, explica.

Apoyado con tecnología limitada, el hoy OVS monitoreó la erupción de este volcán, lo cual supuso el inicio de la vulcanología en el Perú. El Dr. Aníbal Rodríguez ya era por aquel entonces uno de los geofísicos más reconocidos del país. En 1959 se convirtió en el primer director del Instituto Geofísico de la UNSA y, posteriormente, fundó –con sus colegas de esa misma institución- la escuela profesional de Ingeniería Geofísica de la Universidad Nacional de San Agustín. Hoy en día, en el país solo la UNSA tiene esta carrera incluida en su cartera de opciones profesionales.

¿Podríamos concebir la geofísica en el Perú sin el aporte del Dr. Aníbal? Puede que sí, pero lo que no podríamos concebir es el Observatorio Vulcanológico del Sur. La vulcanología en el Perú inició con él. Nuestra forma de trabajo, procesos y metodología están basados en lo que él comenzó.

La vida es un conjunto de episodios que tiene en cada momento nuevos puntos de partida. El Dr. Aníbal inició uno nuevo. Hoy, en el OVS, hemos de continuar bajo la ruta que marcó, siempre teniendo en cuenta que nuestra principal función es salvar vidas, y asegurar el bienestar de aquellos que están expuestos a peligros ocasionados por una erupción.

¡Gracias por todo, Dr. Aníbal!

¡Hasta pronto, eterno amigo!


El Dr. Anibal compartió en 2015 momentos de confraternidad con el personal
del OVS en la celebración por los 25 años del Observatorio.