IGP Logo

Comité Científico ratifica tendencia a la baja de la actividad del volcán Ubinas

El Comité Científico de monitoreo permanente del volcán Ubinas, integrado por el Instituto Geofísico del Perú (IGP) y el Instituto Geológico, Minero y Metalúrgico (Ingemmet), destacaron la tendencia a la baja de la actividad del volcán Ubinas, conclusión basada en la interpretación de los distintos parámetros sismovolcánicos y publicada en el comunicado conjunto N° 01-2015.

Uno de los aspectos más importantes es la reducción del número de explosiones. En este periodo solamente se registraron 02 eventos explosivos, producidos el pasado 23 de noviembre con energías de 4.6 Megajoules (MJ) y 17.5 MJ.

En el mismo panorama se encuentra la sismicidad de fractura, de movimiento de fluidos y de ascenso de material magmático. Así, los eventos de tipo VT mostraron valores bajos de 4 VT/día; sin embargo, es preciso señalar que en las últimas dos semanas el número de estos eventos aumentó hasta un máximo de 23 VT/día, ascenso coincidente con el incremento de sismos de tipo Tornillo, los cuales alcanzaron un pico de 53 eventos el día 06 de enero.

Por su parte, los eventos de tipo LP se mantienen aún en nivel medio, tal como en el periodo anterior. Actualmente se observa en promedio 163 sismos por día.

En tanto, los sismos de tipo Híbrido alcanzaron un promedio inferior a los 3 Híbridos/día. Excepcionalmente se registró un máximo de 31 Híbridos el pasado 17 de diciembre; no obstante, no existe mayor prueba de nuevo aporte de magma al cráter del volcán.

Con relación a las emisiones fumarólicas, estas lograron una altura máxima de 3500 m sobre la base del cráter el pasado 09 de noviembre, compuestas principalmente por vapor de agua. En algunas ocasiones, se ha apreciado tonalidades azulinas en estas emisiones, lo cual denotaría la presencia de mayor cantidad de SO2.

La cantidad de ceniza expulsada en este periodo ha sido escasa, y no ha generado mayores efectos en las poblaciones aledañas.

Tanto el IGP como el Ingemmet concluyen que la actividad continuará mostrando niveles bajos, por lo cual debe mantenerse el actual nivel de alerta amarilla; sin embargo, no se descarta un aumento repentino que pueda generar pequeñas explosiones de baja magnitud.

Finalmente, ambas instituciones recomiendan que, ante la posible presencia de lluvias y la posibilidad de que puedan ocurrir lahares o flujos de barros, se realice la limpieza de cauces sobre todo en zonas donde cruza la carretera; o mejorar las defensas ribereñas para proteger los terrenos de cultivos y canales.

 

Las emisiones de ceniza en los últimos tres meses han sido escasas.