¿Cuánto aprendemos de un simulacro por erupción volcánica?

 

Este último domingo 22 de julio se realizó en Arequipa un nuevo simulacro por erupción volcánica del Misti, coloso considerado como uno de los volcanes de mayor riesgo del país que tiene a sus pies a una ciudad con más de un millón de habitantes. Este ejercicio logró trasladar con éxito a 430 personas de 9 asentamientos humanos del distrito de Miraflores, comuna que colinda directamente con el volcán. Culminada esta actividad, nos preguntamos: ¿cuánto hemos aprendido de esta experiencia?

La respuesta puede evaluarse desde dos perspectivas: la primera de ellas desde el punto de vista de la organización, de la labor de las entidades responsables de la actividad. La segunda desde el aspecto de participación de la población y la adoptación de una consciencia seria y responsable ante el peligro volcánico.

Este simulacro de erupción volcánica fue organizado por el Gobierno Regional de Arequipa y la Municipalidad Distrital de Miraflores, con el apoyo de instituciones involucradas en la gestión del riesgo de desastres, entre ellas el Instituto Geeofísico del Perú. Cada una de estas apoyó desde el ámbito de sus competencias. Así, el IGP, entidad responsable de la vigilancia volcánica en el país, brindó información científica para la elaboración del escenario eruptivo de este simulacro, explicando a la población evacuada los peligros que podrían ocurrir en una eventual erupción del Misti.

Es destacable que en este simulacro hayan participado instituciones públicas que tienen como responsabilidad vigilar la integridad de la población en casos de emergencia, pero también es oportuno reconocer la iniciativa de otras que apoyaron desinteresadamente este ejercicio. “Estas alianzas han de ser fortalecidas en favor del beneficio de la población. Arequipa, en una erupción del Misti, necesitará del apoyo de todos”, reflexiona el Ing. Héctor Palza, director del IGP-Sede Arequipa.

Aunque se pudo trasladar satisfactoriamente a la población objetivo de este simulacro, sí se identificaron situaciones que deben ser corregidas, entre ellas, la demora en el desplazamiento desde la zona de evacuación hasta la zona de albergue. “Hay que tener en cuenta que el simulacro se efectuó el domingo, día en el que el tránsito en la ciudad es muy reducido. Necesita diseñarse rutas de evacuación adecuadas, claras y permanentemente señalizadas teniendo en cuenta la distribución de la población expuesta a la erupción. Este es un punto muy importante que debe trabajarse con mayor atención”, comenta la Ing. Luisa Macedo, experta en gestión del riesgo volcánico del IGP.

En esa línea, también sería muy recomendable que la población pueda realizar una autoevacuación hacia un punto de conexión más accesible donde pueda ser recogida por buses y estos se desplacen por vías de comunicación mejor adecuadas. "Los accesos hacia estos asentamientos humanos, los cuales están muy cercanos al Misti, son complicados. En una primera etapa la población próxima al volcán podría movilizarse hacia puntos de concentración señalados por el Gobierno Regional", agrega el Ing. Palza.

RESPUESTA DE LA POBLACIÓN

En principio, en este simulacro estaba prevista la participación de 300 personas de 9 asentamientos humanos. Sin embargo, tras el recuento y registro de participantes, se observó que fueron en total 430 personas evacuadas, algunas de ellas pertenecían incluso a otras urbanizaciones del distrito de Miraflores. “La voluntad de la población en informarse y participar ha sido excelente en todo momento. Niños, adultos y ancianos actuaron responsablemente e hicieron caso a los miembros del Ejército, Cruz Roja y Bomberos durante la evacuación y su instalación en el albergue temporal”, destaca la Ing. Macedo.

Muchas de estas personas desconocían el nivel de riesgo en el que se encuentran con relación al Misti, pero, tras la explicación recibida por parte de profesionales del IGP, identificaron su grado de vulnerabilidad y cómo deben estar preparadas y, sobre todo, cómo deben actuar en el momento de una erupción. “Hoy la población de estos 9 asentamientos humanos sabe que el Instituto Geofísico del Perú vigila el Misti las 24 horas del día; además, aprendieron a reconocer cuál es la información que deben reconocer como fiable. El IGP vigila al Misti desde 2005 y, de presentarse una eventual erupción, informará oportunamente a las autoridades y población”,  apunta el Dr. Orlando Macedo, investigador científico en vulcanología del IGP.

Hoy, un día después del simulacro, podemos extraer muchas más reflexiones, pero la principal de ellas radica en el hecho de que la ciudad de Arequipa está expuesta a una erupción del Misti, la cual podrá ocurrir en cualquier momento. La realización de estos simulacros es vital para identificar en qué fallamos y en qué debemos mejorar. En esa línea, el IGP ratifica una vez su compromiso con el país, desarrollando estudios que expliquen mejor el fenómeno volcánico y realizando una vigilancia estricta de los volcanes activos localizados en la región sur.